PRIMERA CONSULTA GRATUITA

LLÁMANOS 673.764.192

Desarrollo psicológico

   

En el desarrollo psicológico de los niños pueden distinguirse tres ámbitos distintos: el desarrollo cognitivo, emocional y social, los cuales no pueden plantearse como entes separados, puesto que están fuertemente interconectados, recibiendo influencias mutuas y retroalimentándose. .

Un desarrollo desajustado en cualquiera de los componentes, infiere de forma negativa en el resto, comprometiendo así el correcto desarrollo psicológico de forma global.

Patologías más comunes

  • Retraso del desarrollo
  • Trastorno en el desarrollo sensorial
  • Espectro autista
  • Trastorno generalizado del desarrollo
  • Problemas de conducta
  • Hiperactividad
  • Depresión infantil
  • Trastornos de ansiedad
  • Fobias

Retraso del desarrollo

Existe una variación normal alrededor de qué edad los niños lograrán un hito en el desarrollo específico. En términos generales, el retraso global del desarrollo se trata de una condición que lleva a que las capacidades del niño se encuentren significativamente descendidas respecto de lo esperado para su edad en varias áreas del desarrollo como las funciones cognitivas, el área del lenguaje, habilidades interpersonales o motricidad.

Trastorno en el desarrollo sensorial

Algunos niños parecen tener problemas para procesar la información que captan sus sentidos; como el oído, el tacto, el gusto, la vista y el olfato. A parte de estos sentidos comunes, también hay otros dos menos conocidos que pueden verse afectados: la propiocepción, que es el sentido de conciencia sobre el cuerpo, y el sentido vestibular, relacionado con el movimiento, equilibrio y coordinación. Los niños con problemas de procesamiento sensorial experimentan demasiada o insuficiente estimulación a través de estos sentidos.

Espectro autista

Los niños con TEA muestran problemas con las destrezas sociales, emocionales y de comunicación. Es posible que repitan determinados comportamientos o que no quieran cambios en sus actividades diarias. Los niños con TEA también tienen distintas maneras de aprender, prestar atención o reaccionar ante las cosas.

Trastorno generalizado del desarrollo

Los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) incluyen un grupo de trastornos que afectan el crecimiento de los niños durante los primeros años de vida. Se trata de un conjunto de alteraciones caracterizadas por retrasos en diferentes áreas del desarrollo, como las habilidades para la comunicación y la interacción social que inciden a su vez en las actividades, intereses y comportamientos de los niños.

Problemas de conducta

En líneas generales nos podremos encontrar con niños ansiosos en la medida en que no aceptan crítica o corrección alguna; suelen mostrar reacciones emocionales intensas ante cualquier situación o respuesta que conlleve la frustración de sus intereses o apetencias del momento; con reducida capacidad de adaptación y en general con un comportamiento agresivo y desobediencia.

Hiperactividad

La hiperactividad es un trastorno de la conducta de los niños, que desarrollan una intensa actividad motora, que se mueven continuamente, sin que toda esta actividad tenga un propósito. Van de un lado para otro, pudiendo comenzar alguna tarea, pero que abandonan rápidamente para comenzar otra, que a su vez, vuelven a dejar inacabada.

Depresión infantil

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por presentar un elevado malestar. Puede darse en niños o en adultos, pero cuando la depresión infantil se da en niños, debido al hecho de que no poseen recursos para manejar sus emociones, o si los poseen, lo hacen en menor medida, interfiere más en su desarrollo.

Trastornos de ansiedad

El síntoma básico es una sensación de intenso malestar físico y mental. Puede aparecer de forma episódica, ocasional, o continua en el tiempo. En general, cualquier situación vivida como peligrosa, cualquier vivencia negativa de uno mismo o de nuestro entorno puede generarla. Así, puede darse en situaciones cotidianas como ir al colegio, subir a un ascensor, ante animales, etc. El niño trata de evitar la ansiedad a toda costa, por el sufrimiento que le produce; por ello, intenta eludir las situaciones en las que se desencadena: no querrá ir al colegio, o a la cama, o subir al coche, o saludar a una visita, o acudir a un cumpleaños, etc.

Fobias

Las fobias en la infancia son los miedos de un niño (miedo a un objeto o situación específica), que se convierten en desproporcionados y desadaptativos. Cuando un miedo llega a tomar estas características, lo denominamos fobia La fobias específicas, tanto en la infancia como en la vida adulta, pueden conllevar un problema para el desarrollo de la vida diaria de la persona con normalidad. Por lo tanto, si un niño tiene una fobia, lo más adecuado para su propio bienestar, dadas las consecuencias emocionales que provoca el temor excesivo por un objeto o situación determinado, que puede encontrarse en la vida diaria de forma habitual, es intervenir.

A través de nuestro equipo de Psicología infantil, estimulamos el desarrollo de los más pequeños, ofreciendo una terapia integral e individualizada, cubriendo así todo el desarrollo psicológico.