¿En qué podemos ayudarte?

Tag Archive: psicomotricidad

  1. Comunicarse a través del movimiento

    Leave a Comment

    psicomotricidadLa psicomotricidad es la disciplina que abarca a la persona integrada, es decir, considerando no solo la dimensión motriz, sino también la intelectual, afectiva y social. El holismo que caracteriza a esta especialidad parte de su premisa fundamental que afirma que en toda acción existe un sentimiento y emoción ligados; y, a la vez, a través de la motricidad fina y gruesa un niño explora el mundo, se relaciona con su entorno, aprende a diferenciar lo que es su propio cuerpo, se adapta al medio que lo rodea e incorpora nociones básicas que le permitirán desarrollar su intelecto.

    En psicomotricidad se trabaja mayormente con niños, pero no es rama exclusiva de la población pediátrica, ya que algunos adultos pueden requerir de esta terapia al atravesar alguna situación particular, por ejemplo, luego de un accidente cerebrovascular.

    Se puede dividir las áreas de trabajo de un/a psicomotricista en tres grandes grupos según su finalidad:

    – Psicomotricidad educativa: orientada a la población preescolar para fomentar la creatividad, el desarrollo del movimiento, la exploración del entorno y de sí mismo, la expresión de las emociones, la comunicación, etc.

    – Psicomotricidad reeducativa: es indicada para niños con dificultades motrices, sociales o afectivas, problemas de aprendizaje y de integración. Abarca situaciones tales como hiperactividad, enuresis, déficit de atención, trastornos de la conducta, entre otros.

    – Psicomotricidad terapéutica: se trabaja con personas que requieren rehabilitación y recuperación de sus capacidades, por ejemplo, parálisis cerebral, lesión cerebral, trastornos del espectro autista o distrofia muscular.

    Sin importar los motivos por los cuales un niño o adulto trabaja con un/a psicomotricista, los objetivos del tratamiento siempre parten de la situación particular de la persona y desde allí se comienza a propiciar el desarrollo de herramientas para mejorar su calidad de vida. Las técnicas, estrategias y recursos didácticos utilizados en el espacio terapéutico variarán de acuerdo a las características del paciente (edad, contexto sociocultural, dificultad o patología), siendo un requisito común para desempeñarse como terapeuta mantener una actitud respetuosa y comprensiva. En el caso de los niños, el juego (rotar, saltar, bailar, dibujar) es el medio a través del cual se incorporan las nociones de tiempo, espacio, del sí mismo y del otro, al mismo tiempo que se aborda la percepción a través de los sentidos, el equilibrio, las relaciones familiares y con sus pares.

    En Psicomotricidad el movimiento es, al mismo tiempo, aprendizaje, comunicación y expresión.

  2. La psicomotricidad. Qué es y cómo se trabaja.

    Leave a Comment

    psicomotricidadLa psicomotricidad consiste en una intervención educativa o terapéutica, cuyo objetivo es el desarrollo de habilidades motrices, expresivas y creativas de las personas, a través de su cuerpo. En esta terapia, el enfoque se centra en el movimiento, para lograr dicho objetivo. Está basada en la relación entre el cuerpo y la mente, de manera que el factor psíquico afecta al estado corporal, así, todas las experiencias motoras ayudarán a fijar nuevas habilidades y se podrán modificar las aprendidas antes. Las actividades motrices variarán según la edad y el proceso de desarrollo.

    La psicomotricidad persigue el desarrollo total de la persona, aborda al individuo holísticamente, valorando su aspecto afectivo, social, intelectual y motriz. Es una disciplina en la que el aspecto afectivo es muy importante, busca ayudar a expresar las emociones y que éstas se pongan de manifiesto a través del cuerpo. Persigue que la persona explore, investigue, viva sus emociones y conflictos, que aprenda a superar situaciones, a ponerse frente a sus límites, a sus miedos y sus deseos, a observar sus relaciones con los demás y a saber asumir distintos roles. Permite detectar las posibles dificultades que puedan afectar a su evolución, para trabajarlas y alcanzar autonomía personal.

    Existen distintos niveles en los que aplicar este método de comunicación y expresión:

    En el nivel 1 o psicomotricidad educativa, la actuación se dirige a niños de uno a seis años. En este modelo se favorece la creación de vínculos, la exploración del entorno y de uno mismo, se trabaja el movimiento, la comunicación, la existencia de normas, las emociones y su expresión, se ayuda y trabaja la capacidad de concentración, de comunicación y de relación con los otros, se estimula la creatividad, se brindan herramientas para solucionar problemas y, en definitiva, se fortalece la autonomía y la autoestima.

    El nivel 2 o psicomotricidad reeducativa, está indicada para niños mayores de tres años con dificultades en el movimiento, que pueden ser de motricidad gruesa o fina, con problemas psico-afectivos, emocionales y/o sociales, por ejemplo, los problemas de enuresis, de hiperactividad, los trastornos del sueño, de alimentación, de integración social y aprendizaje escolar, distintos trastornos afectivos, de la conducta, de atención y de adaptación, entre otros.

    El nivel 3 o psicomotricidad terapéutica, se realiza en personas que necesitan una atención individual, aplicable tanto para niños como para adultos, que necesiten una atención especial individualizada. Está especialmente indicado para personas que presentan parálisis cerebral, lesiones cerebrales, distrofia muscular, autismo o síndrome de Down.