PRIMERA CONSULTA GRATUITA

LLÁMANOS 695.767.002

Desarrollo del lenguaje

   

El correcto desarrollo del lenguaje es de suma importancia en las oportunidades de éxito del niño a nivel social y emocional, además de ser el vehículo para la adquisición de nuevos conocimientos y sobre todo la expresión del pensamiento. La terapia en edad temprana juega un papel vital tanto en la prevención como en el desarrollo de los trastornos del lenguaje y el habla.

Según los últimos estudios en neurociencia del lenguaje el 42% de los niños que presentan un retraso del lenguaje pueden llegar a presentar un trastorno del lenguaje o del habla de carácter persistente

Patologías más comunes

  • Retraso simple del lenguaje
  • Trastorno específico del lenguaje
  • Dislalias
  • Hipoacusia
  • Disglosia
  • Distrasia
  • Espectro autista
  • Deficiencia mental
  • Mutismo selectivo

Retraso simple del lenguaje

Se habla de retraso simple del lenguaje cuando un niño sin ninguna otra alteración aparente, va adquiriendo el lenguaje más tarde que otros de su misma edad. Es decir, se piensa en un retraso simple del lenguaje si hemos descartado otros problemas que puedan afectar al lenguaje (sordera, déficit motor o cognitivo, trastornos emocionales o trastornos del espectro autista).

Trastorno específico del lenguaje

Los niños con estas dificultades tienen una serie de consecuencias negativas y muy persistentes, no adquieren bien el lenguaje oral, acceden mal y tarde a los contenidos culturales y su interacción con los demás se ve también mermada. El efecto es multiplicador dado que el lenguaje cumple una función mediadora de la inteligencia.

Dislalias

La dislalia, frecuente en la niñez, es la alteración de la articulación de algún o algunos fonemas, bien por ausencia o alteración de algunos sonidos concretos del habla, o por la sustitución de estos por otros Mientras el niño está aprendiendo a hablar, las omisiones, sustituciones y defectos son normales, pero a su debido tiempo deben haberse superado.

Hipoacusia

Las repercusiones de la pérdida auditiva se van a observar en el neurodesarrollo global del niño, especialmente en la adquisición de la lengua oral y en todos los aspectos relacionados como son la comunicación, la interacción social, el pensamiento, la cognición y los aprendizajes. El cerebro del niño se modifica continuamente gracias a sus experiencias sensoriales y la audición no debe aislarse de este proceso de maduración neurológica.

Disglosia

La disglosia es un trastorno permanente del habla. Los problemas de pronunciación son muy complejos, entre otras cosas porque hay factores de tipo orgánico. Dificultad de pronunciación oral por alteraciones anatómicas y/ o fisiológicas de los órganos articulatorios periféricos y de origen no neurológico.

Distrasia

La distrasia es una afección en la cual se tiene dificultad para decir las palabras debido a problemas con los músculos dedicado al habla. Los niños con disartria tienen problemas para producir ciertos sonidos o palabras. Su lenguaje es mal pronunciado y el ritmo o velocidad de su habla cambia. Otros síntomas incluyen sonar como si estuviera murmurando, hablar con voz nasal o congestionada, ronca, forzada o débil.

Espectro autista

Cuando escuchamos hablar del trastorno del espectro autista (tea), el aspecto más notable que observamos en la mayoría de los niños o adultos es la ausencia o demora en la producción del lenguaje. La logopedia brinda a las personas con TEA la posibilidad de poder comunicarse. Dada la falta de lenguaje, es necesario establecer un sistema de comunicación alternativo o aumentativo, (signos o pictogramas), para que puedan expresarse

Deficiencia mental

Los niños con déficit mental pueden presentar todos los tipos posibles de trastornos del lenguaje. EL lenguaje aparece tardíamente e incluso puede no aparecer en los casos más severo. Si tienen en el lenguaje simbólico o cognitivo equivale a decir que el lenguaje poseerá un contenido y una organización deficientes, cuanto mayor sea el déficit, mayor será la afectación del lenguaje.

Mutismo selectivo

Se puede definir el mutismo selectivo como la dificultad que presentan algunos niños y niñas para comunicarse verbalmente en entornos y situaciones sociales poco familiares y/o con personas poco conocidas. Los niños con mutismo selectivo tienen una competencia lingüística y comunicativa adecuada para su edad, pero no se manifiesta en otros ambientes y con otras personas menos conocidas.

En la adquisición del lenguaje una pequeña desventaja inicial se convierte en una mayor a menos que estimulemos correctamente su desarrollo.